miércoles, 1 de junio de 2016

El Cosmos, la Luna y Lorenzo



Imagen de la red




Te mimetizas con el entorno,
eres fuerte brisa
que arrastra mis cabellos,
arena intrépida
que corroe mis entrañas;
fuego y pasión
deambulando por la playa,
olas de sal vaporosas
curando mis heridas.

De tristes y alegres momentos
está realizado el mundo terrenal;
mira tu corazón, siente tu alma;
sigue la luz violeta del cosmos
y conocerás la paz
y tranquilidad
para vencer esos rasguños.

La luz violeta del cosmos
transmuta mis sentimientos…
Ya no siento más dolor
ni tampoco soledad,
ahora todo es alegría;
podría volar como el cóndor
y buscar en el más allá.
Aunque sé -que tú acá, estás-.

Si fuera así la dicha...
no lo dirías con tanta facilidad.
Hay cuerpos que no se sienten
abrazados, mimosos, mágicos
cuando son besados.
No importa por donde empieces;
recorre cada isla, cima y valle
y cuando todo esté bien tatuado:
Te diré:
Ven acá doncella mía
¡¡¡ Hoy vamos a ver el alba !!!

Y yo… mi rey iré
sin pensarlo
ya que mi cuerpo arde
en las llamas del deseo.
Siento tus mágicos besos
recorriendo mis secretos;
y mi piel arde en llamas
pensando en tal momento.
Y cuando el alba ilumina
será como nacer de nuevo.

Oh, bella aurora !!!
en el desatino, en el fuego,
en la pasión, en lo sublime
la puerta está ventilada;
abierta a vos, como mica,
topacio, cuarzo, diamante,
como si fuera oxígeno
extiendo mis brazos
para amarte plenamente.

Extiende tus brazos
y ámame mi rey
que a ti me entrego
como pimpollo en flor,
deseando las gotas
que tu rocío dejen en mí.
Soy toda tuya para vivir
como el delirio
que el sol eclipsa
para dejarnos derretidos.

Si en ese amar
no hay medidas ni fronteras
al escuchar una balada o un poema
como los ecos de un timbal
así me encontrarás, dulce doncella…
Sólo debes escuchar al compás
de unas notas, la melodía adecuada;
bien sea en saxo o en piano.
-mientras una blanca son dos negras-
al final podrás levitar
como tú bien deseas.

Al escuchar una balada
tocada en un saxo.
Mi alma vuela
y me entrego directa
al dueño de mis sueños.
Nos unimos en melodías
y juntos giramos, bailando
en las nubes mientras suena
la trova y así seguimos
hasta que el mundo calla…
Y ya sólo quedamos,
el saxo, la música,
tú y yo


Quino©
Derechos Reservados

4 comentarios:

  1. Bellísimo, genial...espléndido trabajo Joaquín. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marina por tu opinión. Un fuerte abrazo y que tengas un gran día.

      Eliminar
  2. Hermoso Quino, te felicito amigo por tan magnifica composición.

    Un cálido abrazo desde mi alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis más expresivas gracias, Rosana por tu opinión. Un placer que te gustase. Besss de luz, amiga.

      Eliminar